El Fondo Monetario Internacional (FMI) ajustó sus proyecciones de crecimiento en la economía mexicana para este 2020 y estimó una brutal caída del 10.5 por ciento, esto a consecuencia del impacto de la pandemia del Covid-19.

De acuerdo con lo estipulado en el informe Perspectivas de la Economía Mundial, el FMI proyectaba en abril una caída de 6.6 por ciento en el Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

Para el 2021, el organismo estima un rebote de 3.3 por ciento, en lugar de 3 por ciento.

Destacaron que por primera vez se proyecta que todas las regiones registrarán un crecimiento negativo en 2020; sin embargo, existen diferencias sustanciales entre las economías, lo que refleja la evolución de la pandemia, que en el caso de América Latina, la mayoría de los países aún lucha por contener las infecciones.

Asimismo, se indicó que la magnitud de la contracción económica refleja la efectividad de las estrategias de contención; la variación en la estructura económica (por ejemplo, dependencia de sectores gravemente afectados, como el turismo y el petróleo); la dependencia de los flujos financieros externos, incluidas las remesas; y las tendencias de crecimiento previas a la crisis.