El informe de noviembre del 2022 de Petróleos Mexicanos (PEMEX) indicó que debido a que el incremento en la producción nacional de combustibles trajo consigo una disminución del 25% y 14.4%, en gasolinas y diésel respectivamente.

Los niveles de importación de noviembre contabilizaron 303 mil 400 barriles de gasolina diarios, mientras que del diésel sumaron 147 mil barriles, esto es 105 mil y 24 mil barriles menos, respectivamente, comparado con lo registrado el mes previo.

La reducción de las importaciones de combustibles es uno de los planes que tiene la petrolera mexicana para irlas sustituyendo por producción nacional, y si bien desde el inicio de esta administración comenzó una tendencia a la baja, ésta se interrumpió por la alta demanda generada por la reactivación económica post Covid.

Dicha disminución estuvo acompañada de un crecimiento mensual de un 26% en la producción de gasolina, con un total de 312 mil 900 barriles diarios, mientras que el diésel también aumentó 26% con un total de 119 mil barriles diarios.

Cabe señalar que lo anterior es resultado del programa de rehabilitación del Sistema Nacional de Refinación (SNR), que ha permitido un incremento en la producción nacional de combustibles de transporte de más de 95% desde que comenzó la actual administración, así como la reducción de las importaciones de dichos petrolíferos.

De acuerdo con el Plan de Negocios de PEMEX 2023-2027, la empresa continúa concentrando sus esfuerzos en atender los mayores desafíos que enfrenta, entre ellos la reducción de su dependencia de la importación de productos terminados.

“Si bien las necesidades de importación de combustibles siguen siendo importantes, las mejoras en el proceso de refinación promovieron que las compras de mercancía para reventa no se incrementaran de forma significativa”, destacó la empresa en el documento.

La modernización del SNR, así como la compra de la refinería Deer Park en Texas, permitió avanzar en el plan de lograr la soberanía energética, misma que se espera alcanzar en 2024, esto es dejar de comprar las gasolinas y el diésel en el extranjero, y abastecer por completo el mercado interno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *