Por Alejandrina Aguirre Arvizu

Los cambios hormonales y emocionales que experimenta la mujer durante la menopausia influyen en su salud bucal.

Toda mujer está consciente de lo irritante, y penoso que pueden ser los bochornos. Desearíamos tener una bola de la fortuna que nos pudiera decir exactamente cuándo ocurrirán. Todavía no corremos con esa suerte. Además la menopausia afecta a los dientes.

La menopausia es el último ciclo menstrual de la mujer. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el incremento en la esperanza de vida que se está viviendo en la actualidad hará que las enfermedades relacionadas a esta etapa de la mujer serán crecientes.

Investigaciones recientes afirman que 6 de cada 10 mujeres que presentan algunos de los síntomas habituales de la menopausia, como son: sudoraciones, bochornos, taquicardia, mareos, dolor muscular, en las articulaciones y/o de cabeza, osteoporosis; así como trastornos emocionales, que van desde cambios radicales del estado de ánimo, hasta enfermedades mentales como la depresión y ansiedad, también experimentan problemas en la salud bucal.

La caída de los niveles de estrógenos y progesterona, además, hace que puedan aparecer ciertos problemas bucodentales. Estos principalmente afectan a la encía, que se vuelve más débil con el paso de los años (y especialmente durante esta época) y es que es importante tener en cuenta que existen tratamientos dentales especializados, aseguró Estefanía Limón, odontóloga fundadora de la Odontoclínica iSmile.

La experta señala que, durante la menopausia y el climaterio, la baja de estrógenos, es decir, de hormonas femeninas, afecta la mucosa de la boca y la producción de saliva, situaciones que provocan trastornos a nivel generalizado en la salud.

Hoy en día las mujeres pueden disfrutar de unos dientes sanos hasta la ancianidad. Para ello, será necesario tener un cuidado especial con la higiene bucal y visitar con regularidad al dentista.

Consecuencias de la menopausia en la boca

A continuación, te detallamos los efectos más frecuentes de la menopausia en tus dientes:

  1. Sequedad bucal

La saliva es importante debido a que ayuda a mantener húmedos los tejidos de la boca, lo que favorece que ésta esté más limpia y que se regule la cantidad de bacterias presentes en la boca. No obstante, durante la menopausia, las glándulas salivales segregan menos cantidad de saliva, lo que produce Xerostomía o sequedad bucal. La boca seca, puede ocasionar dificultad para hablar, percibir sabores, deglutir y promover la formación de caries.

  1. Síndrome de la boca ardiente

El ardor bucal es uno de los problemas postmenopáusicos más comunes. La boca ardiente, que muchas veces no genera lesiones visibles, pero sí adormecimiento o picazón puede provocar un fuerte ardor, sensación de quemazón, escozor, hormigueo o adormecimiento de la lengua principalmente, aunque también puede darse en las encías y los labios.

  1. Periodontitis y pérdida de hueso

Existen investigaciones estudios que demuestran la relación entre las enfermedades periodontales y la osteoporosis. Y es, precisamente, durante la menopausia cuando estos problemas se agravan. Al disminuir el hueso maxilar, se pone en riesgo la supervivencia de los dientes.

  1. Pérdida de piezas dentales

Más allá de lo estético, genera complicaciones nutricionales. Es producto de la disminución de la densidad ósea.

  1. Menopausia y la osteoporosis están ligadas

En la menopausia, disminuyen los niveles de estrógenos, el proceso de recambio óseo se acelera y con éste el ritmo de pérdida de hueso. En la postmenopausia se pierde hueso a un ritmo más rápido que cuando existe actividad hormonal, por esto la osteoporosis afecta más a las mujeres que a los hombres.

 5 tips para cuidar la boca

  • Higiene bucal: con cepillo e hilo dental, de acuerdo con sus necesidades, ya que no es el mismo cepillado para las personas con sensibilidad, que el ideal para quienes tienen implantes.
  • Utilizar pasta con menor índice abrasivo, es decir, evitar las que tienen saborizantes o las que son muy fuertes en olor o cristalizadas.
  • Eliminar el consumo de alcohol o tabaco y reducir el consumo de azúcar, comida con texturas duras o rugosas y las bebidas carbonatadas, ya que favorecen la formación de placa, caries e infecciones.
  • En el caso de sensación de boca seca, utilizar saliva artificial, solo bajo la supervisión del experto.
  • Fortalecer las piezas dentales y la mucosa oral con una dieta alta en nutrientes como calcio y vitaminas A, E y C.

Fuente: Cirujano dentista Estefanía Limón

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *