Al menos 18 muertos es el saldo de un devastador ciclón que ha desatado las peores precipitaciones de los últimos 150 años en California, Estados Unidos.

Las torrenciales lluvias, provocaron inundaciones, deslaves, árboles caídos, daños a viviendas, negocios y vehículos, y el lamentable arrebato de varias vidas, entre las cuales incluyen la de un niño de cinco años que desapareció en San Luis Obispo, quien, tras intentar huir de su automóvil inundado junto a su madre, fue arrastrado por la corriente.

Gavin Newson, gobernador de California, dijo que al menos 34 mil habitantes recibieron instrucciones de desalojar la zona para protegerse de las tormentas, pues se espera que estas continúen hasta el 18 de enero.

“Se espera que las lluvias más intensas impacten el noroeste de California durante los próximos dos días” señaló el pasado miércoles, el Servicio Nacional de Meteorología (NWS) de Estados Unidos.

La crítica situación climática, no va a limitarse a la costa oeste de EUA, pues se advierte la probabilidad de tormentas eléctricas en zonas del centro y sur del país, dijo el Servicio Nacional Meteorológico (NWS) de Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *